Gatos información para niños

Gatos información para niños

¿Quieres adoptar un gato, pero no sabes si es una buena elección para tus hijos? La buena noticia, es que los gatos son una muy buena compañía para una familia y principalmente para los niños, ya que acostumbra el sistema inmune de los niños para que no sufran de alergias en el futuro, además les enseña responsabilidades desde pequeños, pero si quieres conocer más aspectos positivos de adoptar un gato, sigue leyendo.

Niños y gatos ¿Qué tener en cuenta a la hora de adoptar?

Antes de tomar la decisión de adoptar un gato, debes tener en cuenta que los gatos son una responsabilidad para toda la vida, por ello si no estás muy seguro de tener un gato en casa o ser capaz de atender las necesidades de un gato ¡No adoptes! Ya que le estarás dando mala vida a un animal que no lo merece.

Si tienes el tiempo, las ganas y los recursos para adoptar un gato, debes tener en cuenta la edad de tus hijos, ya que un gato cachorro requiere mucha energía, tiempo, paciencia y supervisión; todo esto para educarlo en casa y que no sea un problema después.

Gatos y niños pequeños

Los niños no son tan conscientes a la hora de acariciar o cuidar a un gato como algún adulto, por ello debes tener cuidado de que tus hijos, sobre todos los más pequeños, entre los 2 a los 5 años, no sean bruscos con el gato, ya que puede resultar con algunos rasguños y algunas mordidas.

Si tu hijo es menor de 5 años, lo mejor es adoptar un gato adulto, mayores a los dos años y estas son las principales razones para hacerlo.

  1. Requieren menos tiempo de cuidados y de supervisión que los gatos pequeños.
  2. Son más tranquilos y ya tienen una personalidad establecida por lo que adaptarse a ellos no será difícil.
  3. Los gatos adultos son menos adoptados en promedio que los gatos cachorros, por ello estarás salvando a un gato del refugio y permitiéndole a otros ocupar su lugar.

Gatos y niños autistas

Los gatos y los animales en general, son una excelente compañía para los niños con autismo, ya que son animales que les permiten compartir y en la mayoría de las veces tranquilizar a los niños, es muy recomendado permitirle a tu hijo que es autista construir una relación sólida con un gato. Lo único que debes tener en cuenta, es que debes enseñarle a tu hijo a tratar bien al gato, ya que de lo contrario podría resultar siendo un problema.